viernes, 28 de enero de 2011

EL SUPUESTO DECÁLOGO DE LENIN PARA HACERSE CON EL PODER

Circula por internet un supuesto decálogo escrito por Lenin en 1937 con los diez objetivos que debe cumplir una estrategia que pretenda hacerse con y mantener el poder en cualquier país. Hay varios puntos en ese decálogo que nos lleva por lógica a deducir que se trata de un texto escrito por alguien con el deseo de atacar a algún gobierno occidental, y no por el propio Lenin, además de no tener constancia de que el ruso sea el verdadero autor de estos 10 puntos. De hecho en la blogosfera argentina es muy común encontrar este decálogo para describir el gobierno de los Kirchner desde hace unos años.

Aquí, en España, este decálogo también puede ser utilizado con facilidad para describir con bastante fiabilidad el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero. Vamos a verlo:

1. Corrompa a la juventud y fomente la libertad sexual.
Parece que el gobierno socialista de Zapatero es un destacado impulsor del furor genital mediante la subvención de publicaciones que enseñan a marturbarse y a mantener  relaciones hetero y homosexuales, el mapa clitoridiano, el aborto de las menores sin conocimiento paterno, etc.

2. Infiltre y después controle todos los medios de comunicación de masas
Es difícil que Lenin hablar de medios de comunicación de masas ya que en esa época sólo existían los periódicos y su difusión era mínima. Pero sí es aplicable a la España actual donde se han creado consejos censores (CAC catalán), se va a crear un consejo censor nacional, se multa a las emisoras que no siguen la línea editorial del zapaterismo, se conceden emisoras y grupos multimedia a los amiguetes (La Sexta), se viola la ley de concesión de emisoras para favorecer a grupos afines (La Cuatro).

3. Divida a la población en grupos antagónicos, incitando las discusiones sobre asuntos sociales.
Y qué fue la creación de la Ley de Memoria Histórica y los ataques continuos a la Iglesia Católica sino una táctica en este sentido. La división del país en buenos y malos, con el punto de partida puesto en la II República, una experiencia histórica que la mayoría de los españoles no vivimos.

4. Destruya la confianza del pueblo en sus líderes.
La continua deslegitimación de la oposición conservadora, calificándola de derecha extrema (por no decir extrema derecha, aunque también lo hacen), quitándole cualquier rasgo de espíritu democrático es la vía para alcanzar este punto. Los ataques a los empresarios y a la CEOE, es la otra cara de este punto.

5. Hable siempre sobre Democracia y Estado de Derecho, pero, en cuanto se presente la oportunidad, asuma el Poder sin ningún escrúpulo.
Parece evidente que su permanente personificación como el paradigma de la democracia, como los  únicos depositarios de las esencias democráticas y como los únicos defensores de los derechos humanos, al mismo tiempo que se han aprovechado del 11-M y del asesinato del concejal Isaías Carrasco justo antes de las elecciones de 2004 y 2008 demuestran que este punto lo han alcanzado sin mayores problemas, como así lo hace la desaparición de la división de poderes que pone la Justicia en manos del Ejecutivo.

6. Colabore con el vaciamiento de los dineros públicos; desacredite la imagen del País, especialmente en el exterior y provoque el pánico y el desasosiego en la población por medio de la inflación.
Deuda, déficit, paro riesgo de impago, riesgo de quiebra, pérdida de poder en las instituciones internacionales, etc. ¿Algo más que decir?

7. Promueva huelgas, aunque sean ilegales, en las industrias vitales del País.
Por ejemplo, la huelga del Metro de Madrid, las huelgas generales realizadas sin motivos reales durante los mandatos del PP no se apartan mucho de este mandato.

8. Promueva disturbios y contribuya para que las autoridades constituidas no las repriman.
Las manifestaciones como consecuencia del caso Prestige y contra la presencia de tropas españolas en Irak (donde nunca entraron en combate para invadir el país, sólo para mantener la paz bajo mandato de Naciones Unidas, exactamente igual que lo hacen ahora bajo un gobierno socialista), la defensa de los altercados protagonizados por antisistemas en Madrid, la defensa de las actividades de los okupas antisistema en Barcelona, etc.

9. Contribuya a destruir los valores morales, la honestidad y la creencia en las promesas de los gobernantes. Nuestros parlamentarios infiltrados en los partidos democráticos deben acusar a los no comunistas, obligándolos, so pena de exponerlos al ridículo, a votar solamente lo que sea de interés de la causa socialista.
Evidente cada semana en nuestra vida política, pero cambiemos la palabra comunista por socialista o izquierdista, el pensamiento único como aceptable en una votación parlamentaria so pena de ser considerado un fascista si algún diputado se muestra contrario a las intenciones socialistas.

10. Registre a todos aquellos que posean armas de fuego, para que sean confiscadas en el momento oportuno, haciendo imposible cualquier resistencia a la causa.
Actualmente este registro es obligatorio legalmente, y no parece aplicable a la situación española ya que no se puede esperar tampoco ninguna clase de respuesta armada por parte de la sociedad.

Obviando la verdadera autoría de este decálogo, parece que nueve de los puntos son aplicables a la situación española actual, como si el Gobierno socialista de Zapatero hubiera seguido realmente y al pie de la letra cada uno de ellos (no así el décimo). 

Por lo demás, cada persona con interés por interpretar estos puntos puede aportar sus propias razones a favor o en contra, de forma más o menos extensa, espero las suyas.

2 comentarios:

  1. Escrito en 1937??? Lennin murio en 1921.

    ResponderEliminar
  2. Murió en 1924, pero como digo en el post, no es nada probable que lo escribiera él, pero le otorgan su autoría para enfatizar su carácter subversivo

    ResponderEliminar